PAREIDOLIA

El subconsciente crea una mancha de pintura, una “nube”, cuya forma no se pretende controlar ni descifrar, tan solo flota en un limbo blanco. Posteriormente, la mente consciente no puede evitar detectar figuras reconocibles sobre esta nube, proyectadas desde el conocimiento y la conceptualización que actúa sobre su percepción, dando forma al caos informe, volviendo lo abstracto figurativo al contemplarlo.

La razón ordena y crea esquemas por naturaleza, y la pasión sugiere materializaciones de sentimientos y sensaciones; unidos, razón y pasión, consciencia y subconsciente, abstracto y figurativo, se origina una obra contrapuesta consigo misma, como la realidad en sí, donde aquel que observe encontrará posiblemente un reflejo de su mente, o un contenido que, dependiendo de lo que se descubra, se transformará en cosas diferentes entre unos ojos u otros.

Criaturas que llegan con aspectos distintos a lomos de estados anímicos variados, atmósferas despertadas por ideas o despertadoras de éstas, recuerdos que llegan desde muy lejos por un pequeño estímulo al mezclarse dos colores en una curiosa forma…

Pareidolia es la mezcla entre las diferencias que la inteligencia humana ha establecido, reconciliadas fuera de su concepción, y unidas otra vez en su esencia para divagar sobre lo que cada uno tiene en mente.